Tesla sigue dando de qué hablar en pleno siglo XXI, con sus invenciones

Nikola Tesla, considerado por muchos como uno de los más importantes y notables científicos, ingeniero mecánico, físico y eléctrico, de finales del siglo XIX y comienzos del XX, su mayor fama la obtuvo posterior a su muerte sobre todo en el campo electromagnético, toda vez que en vida, debido a su carácter visionario, se le adjudicó al adjetivo de Loco a este destacado hombre, que incluso llegó a trabajar con Alva Edison.

Pero, como comentaba en el titulo que encabeza estas líneas, en este siglo XXI, su nombre sigue dando de qué hablar. Aunque claro, no se trata precisamente de la persona en sí misma, sino en su legado y como su apellido sirve para denominar a una de las mejores empresas que actualmente se encargan del diseño, fabricación y producción de vehículos automotrices de tipo electico.

En principio, los vehículos de la marca Tesla, serian de tipo deportivos, tales como su caballo de batalla y con el que se dio a conocer, el  Tesla Roadster, posteriormente vendrían el Sport, el Modelo S, X y el Tesla Model 3. Su peculiar y más significativa característica, además de tratarse de vehículos de tipo eléctricos, es que no se fabrican en masas, sino que se elaboran previo pedido del cliente en base a sus requerimientos.

Ahora bien, los tiempos han cambiado y los requerimientos de la industria automotriz con ellos, y ya no basta con conseguir vehículos particulares eléctricos, sino que además, se buscan modelos más grandes y con fines mas utilitarios. Como por ejemplo, los camiones de carga.

En este sentido, ya la compañía Tesla, había mostrado hace un tiempo un diseño que aseguraba poseer una autonomía de 1900 kilómetros, por lo cual resultaría como una buena opción para transportar mercancía entre largas distancias, sin embargo, este diseño no ha salido aun de ningún fabricante.

En cambio, un nuevo prototipo promete competir en segmentos de carretera más cortos, se trata de un camión con autonomía de hasta 480 kilómetros. Y en realidad no apuesta a la autonomía al 100%, sino más bien a que funcionen bajo la modalidad de caravana en carreteras, donde uno servirá de guía, señalando el camino al resto de los camiones.

En resumidas cuentas, el futuro está cada vez más cerca en lo que a vehículos eléctricos de uso masificado se refiere.